Manteca pomada: qué es, para qué sirve y cómo hacerla

qué es la manteca pomada

Muchas recetas tienen entre sus ingredientes manteca pomada, pero ¿sabés qué es o para qué sirve? aquí vamos a tratar de responder alguns dudas al respecto.

Lo primero que hay que aclarar es que manteca es igual que mantequilla. En muchos países se les dice de alguna de esas dos maneras. Es un producto muy utilizado en la realización de distintos alimentos porque aporta suavidad y humedad. En la cocina sin gluten generalmente se usa en preparaciones tanto dulces como saladas y permite que las masas sean más suaves y esponjosas.

La manteca pomada es muy común sobre todo en pastelería, en donde se utiliza para cremar y hacer consistencias más suaves. Pero ¿aporta algo distinto? ¿cuál es la principal diferencia con la manteca fría? respondemos todas esas dudas a continuación.


DALE ME GUSTA


¿Qué es la manteca pomada?

La manteca o mantequilla pomada es la manteca o mantequilla a temperatura ambiente.

Se le dice manteca pomada porque, al no estar en la heladera, su consistencia es similar a la de una pasta o pomada, siendo más cremosa y más fácil de integrar.

Está fría pero manejable. La manteca o mantequilla a punto pomada tiene una temperatura aproximada de 24º o 25º.

¿Para qué se usa?

La manteca pomada puede tener distintos usos en diferentes recetas.

Es muy común verla en pastelería, en donde se necesitan preparaciones más cremosas y suaves.

Si embargo, en al cocina también pude usarse en recetas saladas para suavizar masas y darles más esponjosidad.

Es importante que, si usás la manteca para recetas sin gluten, te fijes que esté certificada como apta para celíacos y tenga el logo sin TACC.

¿Cuál es la diferencia con la manteca fría?

La principal diferencia con la manteca o mantequilla fría es su consistencia y la facilidad o no que pueda tener para integrarse con otros ingredientes en una preparación.

Por ejemplo, la manteca fría se usa para hacer arenados o masas tipo sablé o masas quebradas, en donde la manteca fría no termina de unirse completamente con el resto de los ingredientes y eso provoca distintas texturas en las masas finales.

La manteca pomada, en cambio, se usa mucho para hacer cremados con azucar y huevos, que sirven como base para distintas preparaciones.

¿Cómo hacer que la manteca esté pomada?

Para poder hacer alguna receta con manteca pomada sólo tenés que acordarte de sacar la cantidad necesaria de manteca al menos una hora antes de comenzar a cocinar.

Eso le dará el tiempo justo para que se ablande y quede a temperatura ambiente.

Trucos para ablandar la manteca

Si te olvidaste de sacar de tu heladera la manteca y necesitás que esté blanda, podés usar alguno de estos trucos para lograr la consistencia justa de la manteca sin demorar la preparación.

Podés calentar un vaso o taza con agua caliente, colocar la mantequilla en un plato y, por encima, taparla con el vaso o la taza caliente. Esto va a generar calor y la manteca va a ablandarse.

Recetas sin gluten

Sitio con recetas sin gluten fáciles explicadas paso a paso e información sobre ingredientes. En este espacio encontrarás recetas hechas por Alejandra de Soy Celíaco, No Extraterrestre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *